Formador

Se entiende por formador el que configura, ordena o clasifica.

El Padre José Antonio Plancarte y Labastida, se dejó configurar por el Espíritu Santo, moldeando así su corazón. Este proceso de transformación estuvo acompañado por la protección maternal de María Santísima que le inspiró, aconsejó, protegió y acompañó en toda su vida.

De la íntima unión con Dios y con María Santísima nace su liderazgo en la formación de futuros sacerdotes y religiosas.  Él, en la manera peculiar de ser formando y formador nos da las siguientes notas distintivas:

  1. Amor a Jesús Crucificado: configurándose con Él.
    Amor a la Eucaristía: de donde nace su celo apostólico.
  2. Amor filial a María Santísima: quien inspiró sus obras
  3. Amor a la Iglesia y adhesión al Papa: manifestado en una fe inquebrantable y obediencia absoluta.
  4. Amor a la patria mexicana: se entregó a ella sin límites.

Dios en su providencia infinita va perfilando poco a poco en su vida, las maneras de formar el Cristo del Evangelio en los demás: Cristo maestro, médico y apóstol; acompañado siempre de María Santísima que le enseña hacer la voluntad del Padre.

La razón decisiva para seguir el sacerdocio diocesano fue, su deseo de trabajar en la formación de sacerdotes, supo seleccionar a los  jóvenes  idóneos para seguir a Cristo y ser grandes líderes en la Iglesia: Al estrechar a estos jóvenes tan circunspectos, afables, respetuosos y humildes, me llegó hasta el alma el aroma de su ciencia y virtud; me enorgullecí que me llamaran padre: y, al ver los quince que estaban tras de mí, concebí en mi corazón un ligera esperanza, de que más tarde nuestra pobre patria sería feliz…

Antonio Plancarte y Labastida Abad de Santa María de Guadalupe, su vida por Francisco Plancarte, México, 3 a edición, 2012  p. 29

Tal fue su acierto que destinó gran parte de su herencia para ofrecerles una formación selecta en Colegio Pío Latinoamericano en Roma, al respecto dice:

es el hecho más heroico y benéfico de mi vida... porque ellos serán la honra de sus familias y la felicidad de muchos pueblos.

SEE V. 5 T VIII- 1, 1876 p. 34.

El Papa Pío IX en una carta le dice: “volverán a su Patria y seguirán tus huellas, trabajando con igual ardor y fruto en la salvación de las almas… merecidamente alabamos tu celo y piedad sacerdotal…” y el Papa León XIII, en audiencia del 12 de marzo de 1883, diría a los estudiantes mexicanos del Colegio Pío Latino Americano acompañados por el P. Plancarte: “aprovechen el tiempo y háganse muy virtuosos porque están llamados a ser los apóstoles de México.”

Juan Esquerda Bifet, Seguirán tus Huellas 1994, p. 53-54.

A las religiosas las exhorta a ser dignas esposas de Cristo:

…santifiquémonos, sacrifiquémonos sin reserva en bien de nuestros semejantes, pongamos en Dios nuestra confianza.

Cartas a sus Congregantes p. 44

El objetivo de la formación de sus futuras religiosas será alcanzar la transformación en Cristo y adquirir los elementos que le permitan servir mejor a los hermanos.

Que Dios las bendiga y las haga tan santas y útiles a su Patria…

Cartas a sus Congregantes p. 62.

 

A la maestra de novicias

Mucho te recomiendo… que las hagas amar y servir a Dios en todas las cosas aún en las más pequeñas e insignificantes.

Cartas a sus Congregantes p. 228.

Además, en medio de todas sus ocupaciones, les procuró una formación integral, constante, dándoles ejercicios espirituales y cuidando su crecimiento espiritual.

Su ser de formador lo acompaño siempre con su testimonio de vida proyectando su amor a Cristo y su celo apostólico, así como una profunda vida espiritual y de virtud,

Dichoso yo si tampoco olvido las grandes hazañas de aquellos que Dios puso bajo mi tutela y para servirles de guía en la virtud.

EE.ID Vol. 4 Tomo VII -2, p.157

Su “huella” como formador está presente en la Iglesia.

Shopping Basket