Iniciar sesión

Accesar a tu cuenta

Usuario
Contraseña *
Recordarme

Created jtemplate joomla templates

 

 

 “SU AMOR A JESUCRISTO”

 

  El Padre Antonio Plancarte era un enamorado de Jesús, quien fue siempre el centro de su vida y lo acompañó en todo momento, de manera muy especial a partir de su ordenación sacerdotal.

 

  En las circunstancias más difíciles fue precisamente su corazón enamorado de Jesucristo lo que nunca le hizo sentirse solo ni frustrado y que además le llevó a comunicar y contagiar esa convicción a quienes le  rodeaban.

 

  Sentir en su interior el amor de Jesús hizo aflorar en él una actitud de humildad y de confianza que propagó de manera natural convirtiéndose en ejemplo viviente de devoción por él.

 

 

  En sus escritos el Padre Plancarte deja testimonio una y otra vez de la gran admiración que sentía por la persona de Jesús y el convencimiento de imitar su vida.


“Jesucristo nació dándonos ejemplo de humildad, de pobreza y de penitencia… Yo debo imitar en estas tres virtudes a mi señor”. (Ejercicios 1872).


  El Padre Plancarte se miraba a si mismo en el espejo del Señor y tenía plena conciencia de que al consagrarse a Jesús le había entregado su alma y su cuerpo además de sus pertenencias y todos sus sentidos por lo cual sólo debía dedicarlos a Dios y para Dios.

 

    En sus obras dejó huella perenne de celo apostólico: la construcción de los colegios para niñas y niños, el templo expiatorio de San Felipe de Jesús, la fundación de una congregación religiosa para seguir anunciando a Jesucristo aún después de su muerte  y así seguir extendiendo su Reino.


“¡Y yo soy sacerdote, imitador de Jesucristo! Recordaré esto cuando me manden cosas difíciles que me desagraden”. (Ejercicios 1894).


  En sus sermones el tema preferencial era eminentemente Cristológico puesto que giraba en torno a textos evangélicos haciendo hincapié en la Eucaristía y en la Pasión del Señor.


  En sus textos el Señor Jesús aparece como verdadero Dios (Hijo de Dios), verdadero hombre (hermano nuestro) y único Salvador.


  La fidelidad del Padre Antonio Plancarte podría resumirse en una sencilla pero profunda frase:

“No anteponer nada al amor a Jesucristo”.

 

 

Congregación Hijas de María Inmaculada de Guadalupe, AR. Privada de San Sebastián 80. Col. San Sebastián. Delegación Azcapotzalco. 02040, México, DF.
Tel. / Fax. (55) 55-61-48-40 Lada sin costo: 01-800-821-8812 Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. / Aviso de Privacidad