Iniciar sesión

Accesar a tu cuenta

Usuario
Contraseña *
Recordarme

Created jtemplate joomla templates

Viernes, 11 Julio 2014 09:49

11 de Julio de 2014

Escrito por  Hna. Elva Guadalupe Ruiz Bueno. HMIG.

 

  Hoy 11 de julio de 2014, primer mes del Año Jubilar por los 150 años de la Ordenación Sacerdotal del Siervo de Dios José Antonio Plancarte y Labastida, conozcamos los sentimientos que le embargaron el día de su primera Misa:

  “Llegó por fin el tan deseado día en que había de ver colmados mis deseos, satisfecha la ambición, recompensados mis sacrificios, coronada la obra que a tanto coste he fabricado. ¡Soy feliz! ¡Muy feliz! Y tal es mi felicidad que considero pródigamente recompensados los trabajos y privaciones pasadas y las que Dios se digne mandarme. ¡Soy Sacerdote! he aquí el secreto de mi felicidad; en él se encierra mi ambición, el bálsamo que me dio fuerza y constancia, el prodigioso ungüento que debía sanar la herida más profunda de mi corazón… Teniendo ya a Jesucristo en las manos, renové mis votos y súplicas, y sentí que habían sido aceptados, y que nuestros padres me miraban desde el cielo y conmigo pedían a Dios por sus amados hijos. En esos santos momentos me sentí con fuerza para todo: el martirio, las persecuciones, las privaciones y los desprecios me parecieron muy mezquino precio para comprar tanta felicidad.” (Correspondencia emitida, vol.2, VI a su familia, pág. 158-159). 

   

   Demos gracias a Dios por el don de la vida y del sacerdocio que le concedió a nuestro querido Padre José Antonio, demos gracias y celebremos el testimonio de alegría de una vida consagrada a Dios y al servicio de los demás, que con todo el corazón, dio nuestro Padre Fundador, un hombre apasionado, valiente, generoso, decidido, centrado en Dios, en quien encuentra su razón de ser, su plenitud y profunda felicidad.

  Pidamos su intercesión para que cada uno de nosotros, en el estado de vida al que el Señor nos haya llamado, seamos capaces de dar la vida con gran alegría y lleguemos a ser testigos de la infinita misericordia de Dios y de la gracia que brota del Evangelio y de la Eucaristía.

 

Modificado por última vez en Miércoles, 16 Julio 2014 22:36

Congregación Hijas de María Inmaculada de Guadalupe, AR. Privada de San Sebastián 80. Col. San Sebastián. Delegación Azcapotzalco. 02040, México, DF.
Tel. / Fax. (55) 55-61-48-40 Lada sin costo: 01-800-821-8812 Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. / Aviso de Privacidad